Perdón – Perdonar

 

El perdón,

ya sea para pedirlo o para darlo, a veces, sitúa a las dos partes en desigualdad, uno queda por encima del otro.

 

Si que el que ha hecho daño, reconoce y se responsabiliza de las consecuencias del daño infringido, estará dirigiéndose al otro de igual a igual.

Al dirigirse de este modo a la persona receptora del daño, tiene la posibilidad de reconocerse como igual a quien le ha hecho daño, ya que también es infractora de hechos que causan daño y así es posible una reconciliación real .

El que ha hecho daño posiblemente haga de espejo al receptor, los dos tienen la opción o posibilidad  de cambiar algo de sí mismos  y así dicha experiencia se convierte en una experiencia de  auto aprendizaje.

Puedes Experimentar.

Sitúate  de pie, con la mirada al frente, toma dos o tres respiraciones profundas  toma unos instantes para centrarte e imagínate

y sientes que tienes frente a ti:

  • Siente que alguien te pide perdón, observa: cómo es tu posición corporal frente a esa persona, cómo te sientes…(Puedes tomar notas de lo que hayas sentido y observado en las posiciones de tu cuerpo)
  • Siente que tu

     pides perdón a alguien que has hecho daño, observa: cómo es tu posición corporal frente a esa persona, cómo te sientes…(Puedes tomar notas de lo que hayas sentido y observado en las posiciones de tu cuerpo)

  • Alguien te ha hecho dañ

    o y se dirige a ti del siguiente modo: “Siento el daño que te he hecho, asumo y me responsabilizo de las consecuencias derivadas de mis actos”. Observa: cómo es tu posición corporal frente a esa persona, cómo te sientes…(Puedes tomar notas de lo que hayas sentido y observado en las posiciones de tu cuerpo)

  • Tú has hecho daño a alguien y te diriges a esa persona del siguiente modo: “Siento el daño que te he hecho, asumo y me responsabilizo de las consecuencias derivadas de mis actos. Observa: cómo es tu posición corporal frente a esa persona, cómo te sientes…” (Puedes tomar notas de lo que hayas sentido y observado en las posiciones de tu cuerpo).

A través de la formación en   Las Nuevas Constelaciones Sistémicas Familiares, he tomado conciencia de la diferencia entre pedir perdón desde el estado Niño (AT) y perdonar desde el estado Padre(AT) y hacerse responsable de las consecuencias de nuestros actos desde nuestro estado Adulto (AT), desde este estado las dos personas se ven de igual a igual.

Quizás te has sentido inferior, o superior al otro, dependiendo si pedias perdón o si perdonabas…

¿Te sorprenden las notas que has tomado?

¿Las comentamos?

Sera un honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Elena Almalé Laste.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad